Israel revoluciona el marketing deportivo usando inteligencia artificial.

marketing deportivo

Los sponsors deportivos invierten mucho dinero (pregunten a Neymar) para que sus marcas aparezcan mientras los grandes deportistas hacen de las suyas.

Sin embargo es muy difícil poder medir con exactitud, cuanto aparecen sus marcas frente a los ojos de los espectadores.

Una startup con sede en Israel creó una plataforma con funciones de aprendizaje automático para medir la exposición de marca y el efecto sobre la programación deportiva.

Ahora Nielsen compra a vBrand y su tecnología estarán totalmente integradas en Nielsen Sports, lo que aporta mayor velocidad de prestación y escala para los productos deportivos insignia existentes de la empresa, Sport24 y Social24.

La adquisición de la tecnología avanzada de vBrand potencia las metodologías y capacidades de medición de auspicio que están entre las más robustas en los deportes.

El aprendizaje automático de vBrand acelerará de manera significativa la velocidad que las tecnologías de reconocimiento de logos y monitoreo de medios ubican y calculan las posiciones de cada marca en la pantalla.

Específicamente, la tecnología vBrand permitiría a las marcas y a los titulares de derechos que controlen y rastreen la visibilidad del auspicio dentro de un evento y que hagan ajustes en la señalización digital y las campañas de redes sociales durante los torneos.

El marketing deportivo es cada vez más importante para las marcas que buscan llegar a los consumidores en un mercado competitivo y fragmentado.

Como se puede confiar en que los seguidores mirarán sus ligas, equipos y deportistas preferidos, se espera que el gasto global en deportes y entretenimiento exceda los USD 60.000 millones en 2017.

Las soluciones de marketing insignia de Nielsen Sports ya miden millones de horas de contenido por año, lo que ayuda a ofrecer analítica e información estratégica a más de 1.700 de los principales titulares de derechos, marcas, agencias y emisoras.

“Esta es una gran adquisición que demuestra nuestra sostenida ambición y compromiso con nuestros clientes deportivos”, expresó Howard Appelbaum, presidente de Nielsen Entertainment.

“La incorporación de la tecnología de vBrand en el proceso de valuación de auspicio existente de Nielsen Sports ampliará aún más la escala de programación y los eventos que cubre en todo el mundo.

También ofrecerá información de exposición a tiempo, lo que permitirá a los clientes tomar decisiones más inteligentes con mayor rapidez respecto de la colocación de auspicios.

La métrica y los datos de exposición de marca de Nielsen Sports gozan de reputación en el mercado deportivo internacional, y estamos muy contentos de fortalecer ese reconocimiento aún más mediante esta adquisición”.

“La adquisición de vBrand por parte de Nielsen es una gran oportunidad para seguir nuestro camino y llevar nuestro ofrecimiento al siguiente nivel”, aseguró Yael Dor, directora ejecutiva de vBrand.

“Confiamos en que nuestra tecnología de punta, combinada con la plataforma de Nielsen, ampliará su posición de liderazgo en el mercado ofreciendo a los profesionales del marketing deportivo transparencia y claridad sobre las inversiones realizadas en auspicios deportivos”.

“Estamos muy entusiasmados de ser parte de Nielsen y potenciar su negocio de analítica deportiva con nuestra excepcional tecnología de analítica de video y aprendizaje profundo”, añadió Tamir Rubinsky, cofundador y director de Tecnología de vBrand.

La adquisición de Nielsen es el hito más reciente de una relación sólida entre las dos empresas, ya que vBrand —con sede en Tel Aviv— es producto de Nielsen Innovate, la incubadora tecnológica de etapa temprana de Nielsen licenciada por la Autoridad de Innovación de Israel.

From Treif to Treat: How Oreos, Coke and Jell-O Became Kosher

Not so very long ago, obtaining kosher food was a relatively simple affair. The food you ate was available in your garden or local market. Ingredients were seasonal, simple and few. There were no preservatives as such, so durable foods could be stored; perishable foods might be smoked, pickled or salted. In general, you acquired, prepared and ate your food all within a day or two.

By virtue of the transparency of such markets, there were no kosher signs or organizations granting formal kashrut certification; your meat had to be slaughtered by someone who was approved by the local rabbi, but nothing more was demanded.

Then, in the 20th century, kashrut changed forever. Increasingly, food production was industrialized, the sources of ingredients often distant and obscure. Whereas in earlier times you could see the grain or potato or onion you were buying in the market bin, and you knew what kind of fat you were using to fry or flavor your food – now everything was prepackaged, and ingredient lists, filled with chemical names and technical terms, did an inadequate job of allowing you to separate the kosher from the non-kosher. Only professional rabbinic overseers, increasingly employed by kashrut organizations, had the expertise to determine what you were permitted to buy. Kosher symbols on packaging became essential to the observant community.

Nowhere did this process occur earlier or more completely than in the United States, which also happened to be, and continues to be, home to one of the largest Jewish communities on Earth. The experience of this community, therefore, is of extraordinary interest to anyone interested in modern Judaism. Thus, Roger Horowitz’s “Kosher USA: How Coke Became Kosher and Other Tales of Modern Food” is a rich account of its path through the transition just described. There is no prior book that documents the history of kashrut in America with such detail (though Sue Fishkoff’s “Kosher Nation” covers some of the same territory from a different perspective).

The story Horowitz’s book tells is a fascinating one, and he does a masterful job sleuthing and documenting the development of kashrut and the kosher food industry from the major waves of Jewish immigration in the early 20th century through the status quo of the early 21st.

After a cursory history of the origins and development of kashrut from antiquity, Horowitz begins his account with a discussion of the complications and controversies regarding the kashrut of Coca-Cola — not merely a soft drink but a symbol of American culture and power.

Glycerin and gelatin

Recalling the important place Coke had on his seder table when he was a child, Horowitz reports that when he looked into the story of its kashrut, he quickly discovered that the standard account — according to which Atlanta Rabbi Tobias Geffen persuaded the company, in 1934-35, to change the drink’s formula to make it acceptable — is full of holes. He recounts that the controversy over Coke’s kashrut began before Geffen got involved, and continued until the late 1950s.

So what was the full story? The ingredient that rendered Coca-Cola — and many other processed foods — a kashrut problem was glycerin, derived primarily from the fats of unkosher animals. An earlier rabbi had declared Coke kosher, but didn’t understand the origins of glycerin. Geffen ruled that such glycerin was unacceptable, even in minute quantities, but he persuaded Coca-Cola to use glycerin of vegetable origin, and thus saved Coke for the kosher table.

Coca-Cola. Author Horowitz remembered how important it was at the seder meal and looked into the story of its kashrut. Bloomberg

However, an Orthodox chemist by the name of Abraham Goldstein, whom Horowitz views as the protagonist of the story, demanded greater stringency, insisting that Coke’s sourcing of glycerin was still suspect. He challenged the expertise of rabbis in rendering such opinions, insisting that, in the modern industrial context, only someone trained in chemistry, like himself, could make an educated judgment.

Goldstein was relentless in promoting this position, championing it through the increasingly popular publication, the "Kosher Food Guide," put out by the Organized Kashrut Laboratories (aka OK Labs). Ultimately, it was his approach that prevailed, making scientific considerations central to kashrut decisions until the present day. Coke “remained” kosher by changing its formula to conform with Goldstein’s standards.

Glycerin wasn’t the only ingredient that created such problems. The kashrut of a variety of foods popular in the 1950s and ’60s, such as Jell-O and marshmallows, was subject to question on account of the gelatin that was essential to their manufacture. Gelatin might be extracted from various sources, kosher and unkosher, and earlier rabbinic authorities had mostly given it a green light, whatever its source, on account of the radical transformation of the original substance in the process of making gelatin. But during the period in question, gelatin came to be made primarily from collagen originating in pigs. This, Horowitz writes, was a “ticking time bomb,” because kosher consumers would never accept an ingredient with such a source, no matter how changed it might be.

Partly as a response to this reality, the rabbinic establishment came to accept the more restrictive view championed by Goldstein with respect to ingredients with unkosher sources. However, Horowitz perceptively writes, “such a dramatic change indicates that something more than a rethinking of kosher law was at work… something that closely touched basic issues of Jewish identity in postwar America.”
What was this “something?” In Horowitz’s view, the “Orthodox were becoming more stringent to ward off the challenge posed by Conservative Judaism.”

This may well be part of the explanation. But then why admit the crucial place of science in questions of kashrut, particularly since attention to science and other modern disciplines was part of what characterized the approach of Conservative Judaism in the first place? Besides, the rightward direction of kashrut practice was part of a much larger rightward inclination in Orthodoxy, as amply documented by Samuel Heilman in “Sliding to the Right.”

What was it about life after the Holocaust that might have influenced these trends? What about changes in the demographics of Jews in the U.S.? About what was happening in religious practice in Israel and how Israel affected the Diaspora? There is a considerable literature on all of these questions, yet Horowitz seems not to be familiar with it; in any case, it doesn’t influence his analysis, and this is an unfortunate weakness.

A sign of quality and purity

Jell-O. The kashrut of the popular dessert was subject to question on account of gelatin.Dreamstime

One of the great strengths of the book is Horowitz’s discussions of business considerations in shaping the growth or shrinkage of the market for kosher foods (Horowitz, as a historian of American business, is the person to write this history). Energizing growth were such factors as the greater efficiency of manufacturing a single product for both observant Jewish and other markets rather than having different production lines — which led, for example, to the decision to make Oreos kosher so that they could be used in Cookies and Cream ice cream. This was the answer to many a Jewish child’s dream, as before they could only long for the popular but forbidden cookie!

Also crucial to successes enjoyed by kosher food manufacturers was the perception among gentiles that a kashrut mark was a sign of purity and quality, making kosher products more desirable. Kosher manufacturers consciously sought to take advantage of this broader market, and their advertising often targeted non-Jews directly. Hebrew National hot dogs, sold in super markets and not just kosher butcher shops, and advertised as “answer[ing] to a higher authority,” is perhaps the best example of this phenomenon.

Horowitz’s discussion of kosher wines is particularly well done, weaving a story of both a growing and a shrinking market – a trajectory that, in his view, leaves observant Jews in a more marginal position than is commonly understood. Horowitz begins by recounting the growth of the market for sweet kosher wine — made by Manischewitz — among poorer minorities, who appreciated its lower cost and sweeter taste.
Correctly sensing a potential boon to its sales, the company enthusiastically promoted its product to this market. But — in some measure due to racist attitudes — Jews began to eschew the wine, and even led some to question its kashrut. Most Jews turned to other kosher wines, and, with the development of more refined tastes, to drier wines. But the need, in America, for wine that was mevushal (“boiled”) — so that non-Jews would be permitted to serve it at Jewish affairs (in general, the touch of a non-Jew renders kosher wine impermissible, but Jewish law permits it if is mevushal) — meant that the quality of kosher wines was compromised.

Unlike many other kosher products, kosher wine never developed a reputation for quality, and the market for such wines remains overwhelmingly limited to observant Jews.

The ethics of slaughtering

The final chapters of the book are devoted to the production and sale of kosher meat. Again, Horowitz offers a fine history of kosher slaughter in the U.S., along with the kosher marketplace and its changes. He describes how kosher slaughterhouses were originally a local affair, located, for example, on both the far west and far east sides of Manhattan (the meat-packing district and the present property of the United Nations).
Following World War II, when meat production was increasingly industrialized, moving to massive plants in the Midwest, maintaining kashrut presented a problem: To assure that the blood could still be extracted from the flesh through salting, carcasses had to be washed every three days while being transported to local markets. This was common practice in the 1950s and later, until the slaughtering plants began salting and packaging the meat themselves.

However, solving such problems created other issues, as animals came to be treated as mere meat-producing commodities, and cruelty to animals (in how they are raised and slaughtered) has led to disgust and condemnation. This is not problem unique to kosher meat, but it is particularly difficult to ameliorate, as kosher slaughter does not permit stunning before the knife is put to the neck.

Horowitz offers a fine history of both the ethical problems involved in kosher slaughter and the development of organizations that seek to improve conditions in the slaughterhouses.

As a journalistic history of kashrut in America, Horowitz’s book is to be recommended. But its journalistic quality is both a strength and a weakness. Horowitz is a reporter who does superb research, and, as a business historian, he is very attentive to the dynamics of the market. But the market is never the full story, and his reportage is rarely accompanied by a fuller analysis. He almost never incorporates consideration of sociological or social-religious factors, and when he does, his analysis is cursory, at best.

There are, for this reader, other weaknesses that should also be mentioned. Seeking to render his discussion more accessible, Horowitz frequently cites his experiences with his own family and neighborhood. But his virtually exclusive reference to the life of Jews on the Upper West Side of Manhattan makes both the author and the neighborhood seem parochial, and leaves the reader asking, “What about the rest of Jewish America?”

Finally, I have some question about the author’s Hebraic proficiency: his translation of b’lios as “taste” (as opposed to “[material that is] absorbed”) is incorrect, if serviceable for his purposes, and he repeatedly — and incorrectly — refers to the “ethical kosher” organization Magen Tzedek as Magden Tzedek, an awkward error.

Despite these problems, I strongly recommend Horowitz’s books to anyone interested in the topic. His history is superb, and his work will allow others to offer their own analyses and interpretations. He lays a very strong foundation here, and for that he is to be commended.

5 errores comunes al hacer negocios con Israel

marketing corporativo
Ver versión Online | Enviar a un amigo
facebook-likegooglemasRSS
logo-pascuas-04
pascuas-img_02-texto
5 ERRORES COMUNES AL HACER NEGOCIOS CON ISRAEL
para saber más, dé click a la imagen para descargar el boletín.

ESGdmarketing

orla-pascuas-01
Email Linkedin Instagram Google Plus Facebook Twitter
©2017 www.esgdmmarketing.wordpress.com | Todos los Derechos Reservados.
twitterlinkedinfacebookgooglemas

4 tendencias de marketing digital para tener en cuenta en el 2017.

Nuestros amigos de Trendemon son expertos en marketing digital. Compartimos con ustedes algunas reflexiones que publicaron en su blog (ingles) hace poco tiempo sobre las principales tendencias de marketing digital a tener en cuenta para el 2017.

En Internet, si deseas conseguir que tu marca entre en la mente de la gente, necesitas lograr que vengan a ti. Una empresa debe, por lo tanto, tener un sitio web que es fácil de usar y contenido que sirve a lo que el usuario quiere lograr.

En otras palabras, tu “contenido” ya no es sólo acerca del producto. Se trata de proporcionar una diversidad de información directa e indirectamente relacionada con lo que usted hace, para que su sitio web se convierta en una fuente de confianza y un lugar al cual los usuarios quieran volver.

A continuación las cuatro principales tendencias de marketing de contenido que toda empresa debe explotar en 2017 para lograr este objetivo. (Principales tendencias de marketing de contenido que ayudarán a impulsar tu negocio)

1. Personalización

El conocimiento de cómo la gente está utilizando Internet para hacer compras ha llevado a una aceptación prácticamente universal con respecto a la necesidad de la personalización. Esta es la consigna del marketing de Internet para 2017.

En los últimos años, hemos adoptado términos como “embudo de conversión” para reflejar el hecho de que los sitios web se utilizan primero para recopilar información sobre la compra y luego realizar la compra.

La misión del vendedor es empaquetar toda la información correcta (y cosas interesantes adicionales) en todos los lugares correctos en el sitio webde la empresa.

La personalización de esa información mediante la comprensión de los intereses de sus usuarios, el desarrollo de contenido atractivo para ellos y la aplicación de tecnología adecuada creará un vínculo entre el sitio web y el usuario que puede convertirse en conversiones (ventas).

2. Diversidad de medios

En 2017, veremos más uso de diversos tipos de medios, especialmente en los sitios web de las PYMES.

Incluso el contenido personalizado puede ser aburrido si es sólo texto. Esto se debe a que las compañías deben enriquecer la experiencia del usuario variando los tipos de medios que utilizan.

Los principales sitios web ya han comenzado a utilizar múltiples formatos de medios, y como las PYME se dan cuenta de los beneficios de su uso, habrá un efecto en ese sentido.

Vídeos (cortos y largos), imágenes, infografías e incluso cuestionarios hacen que el contenido sea más atractivo, más fácil de entender y quebranten filas monótonas de palabras (aunque el texto debe seguir siendo un pilar para la información detallada).

3. Expansión de la plataforma

Acabas de perfeccionar tu sitio web. Pero ahora, necesitas hacer una nueva ronda de cambios experiencia móvil y canales de medios sociales.

Todo el mundo usa un móvil, pero no necesariamente para comprar, porque la experiencia del usuario en estos todavía no está a la altura de los sitios web.

Esto va a cambiar en 2017, ya que las empresas dedican más recursos al desarrollo de contenido específicamente para móviles.

Del mismo modo, en 2017, veremos empresas comprometiéndose a una presencia más amplia en las redes sociales, que ha introducido varias herramientas para ayudar a las empresas en la optimización, como Facebook Pages Insights y Audience Insights.

Los vendedores están incluso desarrollando contenido para plataformas como Snapchat con el fin de crear conciencia de marca en las generaciones más jóvenes.

4. UGC

La incorporación de contenidos generados por los usuarios (UGC) en los sitios web va de la mano con la expansión a nuevas plataformas.

A diferencia de la lectura de comentarios de clientes en Amazon, veremos más comentarios apareciendo directamente en los sitios web de la compañía, sitios móviles y medios sociales en 2017.

Esto se debe a que los consumidores modernos son muy conscientes y críticos. Internet es visto esencialmente como un medio libre. Empujar a la gente a comprar es una violación de esta idea. En cambio, UGC se considera más confiable y perspicaz.

También es una gran manera para que las empresas mejoren sus servicios y la experiencia del usuario.

¿Qué tendencias de marketing de contenido ves que sucederá el próximo año? ¡Háganoslo saber comentando abajo!

Fundada en 2013, TrenDemon es la solución líder de distribución de contenido, ayudando a vendedores a comprender mejor el impacto de sus esfuerzos de marketing en sus ingresos, así como aumentar automáticamente los leads de su contenido optimizando como navegan sus clientes en tiempo real.

Utilizando recomendaciones personalizadas en tiempo real y llamadas a acciones, así como la integración a los servicios de automatización de marketing, TrenDemon puede conseguir que más visitantes realicen ciertas acciones.
TrenDemon también proporciona información útil sobre el ROI de marketing de contenido de los sitios web.

La gastronomía kosher, en auge por todo el mundo

La comida “kosher”, que cumple los preceptos judíos de alimentación, vive un boom en el mundo con el florecimiento de cientos de estos restaurantes en los últimos años, producto de un creciente turismo de los colectivos judíos más observantes.

En total se calcula que, fuera de Israel, hay actualmente más de 4.000 restaurantes que cumplen con las estrictas normas de la alimentación judía, desde Guayaquil a Hong Kong, pasando por Tokio o la mismísima Alaska, entre distintos destinos en más de 35 países.

El fenómeno, según expertos del gremio, se debe por un lado a una mayor religiosidad en las comunidades judías de la diáspora y, también, a que son cada vez más los observantes que viajan tanto por motivos de ocio como de trabajo y que su poder adquisitivo, sobre todo en Israel, ha crecido considerablemente.

Es una tendencia fácilmente apreciable por internet en el número de agencias del llamado “turismo religioso” o “vacaciones kosher”, y en las aplicaciones para esta comunidad, entre ellas el “Kosher near me”, “Get kosher”, “Koshwehere”, “Yeahs that’s kosher”.

El número exacto de estos restaurantes es difícil de saber, puesto que muchos abren y cierran en cortos períodos o trabajan únicamente en los períodos estivales.

Un restaurante kosher es el que respeta la reglas judías de manipulación, supervisión y cocinado de los alimentos, que prohíben, por ejemplo, el consumo de animales que no rumien y tengan la pezuña partida -como el cerdo- y que no hayan sido sacrificados por un “shojet” (matarife judío) cualificado.

Todo el proceso, hasta el consumo, debe estar supervisado además por un “mashguíaj” (vigilante) autorizado por alguno de los Rabinatos reconocidos en el mundo.

“Es una comodidad increíble, ahora puedes planificar el viaje sabiendo de antemano si te tienes que llevar comida o no”, dice Alona Tzadok, de Jerusalén.

En sus viajes, los judíos observantes solían llevarse hasta ahora en la maleta carnes, quesos y hasta panes, o una lista específica de productos en el mercado de destino “tolerados” por no contener nada particularmente prohibido o porque cuentan con un mínimo seguimiento rabínico.

“Hace diez años era difícil encontrar estos restaurantes fuera de EEUU o algunos países de Europa como Inglaterra o Francia (los dos países con más judíos de ese continente)”, explica el marido de Alona, Shmuel, “pero hoy hay hoteles enteros kosher en Europa del Este e incluso en la Costa del Sol (sur de España)”.

Según la aplicación “Kosher near me”, Nueva York es la ciudad con más restaurantes kosher, unos 800 de los 2.593 que hay en EEUU, seguida de Francia con 334, casi la mitad de los 700 registrados en suelo europeo.

Pero la lista está lejos de ser completa y por ello la aplicación invita a los usuarios a registrar cualquier establecimiento de estas características que conozcan.

La concentración de estos restaurantes depende directamente de dos factores: la presencia de una numerosa comunidad judía en el lugar y el hecho de que se trate de un destino turístico preferencial para judíos, por ejemplo, Tailandia.

También los hay en alejados poblados de Europa del Este en los que existen tumbas de grandes rabinos o veneradas sinagogas, y que son frecuentados por judíos ultraortodoxos de todo el mundo.

Alternativa a los restaurantes kosher son los servicios de comida que presta en cientos de lugares del mundo la organización ortodoxa Jabad, cuyos activistas motorizados están dispuestos a llevarle la comida al turista judío hasta su hotel en bandejas de aluminio y cajas de plásticos. Eso sí, a precio de un restaurante con estrella Michelín.

“Hoy cualquier ‘datí’ (observante, religioso) puede viajar a muchos sitios sin comer todo el día bocadillos de atún con una ensalada, y hasta disfrutar de experiencias gastronómicas típicas del lugar que visita”, señala Renaná Horowitz, de una agencia turística especializada en este colectivo.

“De esta forma -subraya- ahora puede ir a Hungría y disfrutar de un verdadero gulash kosher, a España y comerse una buena tortilla española, o a Argentina y zamparse un buen bife”.

Eso sí, destaca, ningún plato combinará productos lácteos con carne, por lo que: “De la rica gastronomía francesa y europea tendrá únicamente lo que se adapte a las reglas de kasherut, que no es poco”.

Además pagará por él bastante más que en un restaurante normal por los altos costes que arrastra el mantenimiento y los productos de este tipo de alimentación, que generan en todo el mundo un mercado de 13.000 millones de dólares anuales, según distintas estimaciones.

Como incluir el Marketing en la medicina.

Hablar sobre Marketing en medicina lleva confusiones en el significado.

Muchos creen que se trata de vender y perseguir al cliente/paciente para
brindarle sus servicios. Sin embargo, aquella idea está muy lejos de la realidad. Si se desea obtener más pacientes se debe pensar estratégicamente en el“marketing”

No importa la profesión que se ejerza, esta herramienta publicitaria está hecha
para encajar en todas las áreas y por supuesto en la medicina. El profesional
de la salud debe dejar de creer que el marketing es exclusivo para las grandes
empresas, de esta forma limitara sus beneficios.

Cuando un área se actualiza y se abre a nuevas estrategias de mercado, se
pueden obtener grandes ventajas como darse a conocer adecuadamente fuera
de su círculo regular, atraer nuevos clientes/pacientes, su fidelidad y
recomendación.

La ventaja del Marketing es que no requiere grandes inversiones, las
microempresas lo realizan y no invierten más de lo necesario, a veces menos.
Lo que se desconoce es que todos, incluyendo los médicos, hacen marketing
al momento de comenzar a tener un negocio propio. De qué forma. En la
creación de tarjetas de presentación, instalación de consultorio, repartir
volantes y colocar anuncios, ya sea cerca del consultorio, en periódicos o
revistas especializadas. Sin embargo, estos esfuerzos son aislados y centrados
en un entorno limitado.

Si se pretende obtener más clientes/pacientes tiene que salir de ese entorno.
Darse a conocer es sencillo, incluso desde la comodidad de su consultorio con
ayuda de una computadora.

 Es indispensable contar con una página web cuando se trata de ofrecer
servicios o productos. Las herramientas web son amplias y están
conectadas con la publicidad.

 Unas de las formas aconsejables es la creación de un Blog en el cual
publique artículos de interés para sus pacientes. O información vía
correo electrónico. Mientras más información tenga el paciente sobre el
trabajo del médico, este se mostrará más profesional.

 Un perfil en Linkedin donde se interactúe con otros grupos puede ser
otra opción. En ambos puede compartir sus conocimientos y
experiencias.

 Elaborar videos sobre salud, ofrecer un seminario de cuidados a través
de un webinar al mes como opción sobre un tema específico. Con una
sección de preguntas y respuestas.

 Buscar medios especializados en el tema e inscribir su servicio.

 Reforzar las estrategias básicas de publicad como las tarjetas de
presentación y ofrecer tarjetas extras a los pacientes para que estos las
ofrezcan a sus conocidos.

 La imagen externa es importante y no se debe descuidar. Organizar el
espacio de trabajo, limpieza, orden, etc. Ofrecer algo especial a los
pacientes, café, dulces, hacer agradable el espacio en la sala de espera,
sorprenderá a los visitantes y marcará gran diferencia.

 Letreros con contenido de las actividades y habilidades del profesional
son importantes, de esta forma los visitantes conocen más sobre su
trabajo.

 Cuidar los detalles en la atención es una forma de dar seguimiento a los
pacientes y generar confianza al mismo tiempo. Llamar para recordar su
próxima cita. Ofrecerles alguna promoción o revisión si es que no tienen
cita. Elaborar folletos informativos de cualquier especialidad y
ofrecerlos al término de cada consulta como un plus. Si los
pacientes/clientes observan la dedicación en su área tendrá más
posibilidad de atraer nuevos clientes.

 A su vez esta acción reflejará confianza, un factor indispensable en la
medicina. Si el paciente confía en su médico lo recomendara
ampliamente. La reputación es una táctica fundamental para las
estrategias de marketing.

 Apoyarse en las relaciones públicas es otra opción ya que van
relacionadas con las especialidades sociales y humanas.

 Crean convenios con el sector empresarial para impartir charlas de
salud.

 La integración a Clubs, Asociaciones del sector o de especialidad pueden
ayudarlo a ofrecer y dar a conocer su especialidad y por ende abrir su
mercado médico. Impartir pláticas a empresas o escuelas puede ser una
buena opción.

 Entre los empleados y estudiantes repartir tarjetas y ofrecer servicios
con descuento por esa ocasión. A esto se llama alianzas estratégicas, no
trabajar solo en algunos casos, contar con un equipo de especialistas
para complementar su desarrollo y conocer otras visiones del trabajo
que se realiza, así como ideas innovadoras para atraer pacientes.

Todas estas recomendaciones son sencillas y fáciles de realizar para el médico.
Perder el miedo y cambiar el concepto del Marketing puede favorecer a su
consultorio. Entender los beneficios de la publicidad en la medicina hará que
obtenga grandes resultados y amplié su círculo de clientes/pacientes. Haga
llegar a mucha más gente no sólo sus servicios si no su conocimiento.

Para saber más y cómo publicitar su negocio:

https://esgdmmarketing.wordpress.com/